La agricultura podría resultar desastrosa para los arrecifes de coral de Cuba

por Aleszu Bajak
12 de mayo 2016
Originalmente publicado en la revista Undark. Traducido por Michelle María Early Capistrán.

El mes pasado un crucero de 704 pasajeros ―el primero en visitar Cuba en casi cuarenta años― llegó al puerto de La Habana, señalando un cambio radical en la industria turística cubana. Con el levantamiento del embargo estadounidense, multitudes de turistas podrán disfrutar no sólo del encanto histórico de Cuba, sino también de sus abundantes áreas naturales, incluyendo los arrecifes de coral que rodean el archipiélago.

Esto tiene preocupados a los científicos de la conservación, ya que en la isla hay hábitats relativamente prístinos, al estilo de las Islas Galápagos. Entre ellos están los Jardines de la Reina, un impresionante arrecife de coral lleno de especies raras como el mero gigante.


Cuba y sus arrecifes. Foto: NASA.

Si bien las políticas que limitan el impacto de buceo, la pesca y otras actividades son importantes, los expertos señalan que asegurar la protección a largo plazo de los arrecifes cubanos dependerá de limitar el impacto de otra industria floreciente: la agricultura.

A medida que se normalizan las relaciones entre los Estados Unidos y Cuba, la industria agrícola en la isla principal se prepara para un cambio drástico. Para reforzar la seguridad alimentaria y avanzar hacia la autosuficiencia, se busca transformar la dependencia de las importaciones de alimentos que actualmente representan el 80 por ciento de su suministro alimenticio en Cuba. Una prioridad para los científicos de la conservación es asegurar que el crecimiento agrícola se gestione de manera sostenible, y esperan que también sea una prioridad para el gobierno cubano.

En tres semanas, científicos de la Universidad de Florida y The Nature Conservancy, un grupo ambientalista, se reunirán con el Ministerio de Agricultura de Cuba para discutir la agricultura sostenible y limitar el impacto de la agricultura en los arrecifes de coral. Investigaciones en el Caribe han demostrado que ambos sistemas tienen un vínculo indisoluble.

"Si regresan a un sistema de monocultivo, podría ser desastroso", dijo Solórzano.

"La calidad de los arrecifes no puede separarse del uso de la tierra," dijo Luis Solórzano, director ejecutivo del programa del Caribe de The Nature Conservancy, que será parte de la comitiva. "El turismo puede concentrarse en regiones específicas, pero la agricultura podrá darse de norte a sur, de este a oeste. Esto podría tener un impacto mucho mayor que el turismo".

La principal preocupación de Solórzano es el crecimiento desenfrenado de las prácticas agrícolas que liberan excesos de nutrientes y escorrentía a los ecosistemas circundantes. En lugares como Barbados, Curaçao y México, se ha demostrado que este tipo de enriquecimiento de nutrientes altera los ecosistemas costeros y daña los arrecifes de coral.


Los científicos advierten que la agricultura desenfrenada podría resultar en un desastre para los arrecifes de coral de Cuba. Foto: NOAA.

Los científicos que se reunirán con funcionarios cubanos esperan ayudar al país a minimizar la dependencia de fertilizantes y pesticidas a medida que crece su sector agrícola. Sus soluciones incluyen un mosaico de granjas pequeñas y medianas que integren técnicas de agricultura sostenible con tácticas de reducción de pesticidas como la gestión integral de plagas. Lo contrario podría ser perjudicial, dicen.

"Si regresan a un sistema de monocultivo, podría ser desastroso", dijo Solórzano.

Pedro Sánchez, profesor de la Universidad de Florida y ex director del Centro de Seguridad Alimentaria para la Agricultura del Instituto de la Tierra de la Universidad de Columbia, está de acuerdo. "Si [la agricultura] se hace a la antigua, como cuando estaban los soviéticos, será un desastre ecológico", dijo, en referencia al sistema de monocultivos compuesto principalmente de caña de azúcar, impuesta por el aliado de la guerra fría. "Demasiado fertilizante, demasiada agua, exceso de pesticidas. Si se hace mal, dañará la ecología marina".

Sánchez, que nació en Cuba, se unirá con Solórzano en tres semanas para la reunión. Se mantiene optimista de que en Cuba se pueda aumentar el sector agrícola de manera sostenible. "Hemos aprendido por las malas en otros países", dijo, "pero sabemos hacerlo bien."



Aleszu Bajak es fundador de LatinAmericanScience.org y es escritor en Undark, una revista que explora la intersección de la ciencia y la sociedad basada en el programa de Knight Science Journalism en M.I.T. También escribe independientemente para the Washington Post, Nature y Science y dicta clases de periodismo, diseño, visualización de datos y programación de Northeastern University y Brandeis University.