Uruguay crea ovejas genéticamente modificadas, Brasil está perdiendo sus idiomas indígenas, y Argentina desarrolla una vacuna contra el melanoma.