Argentinosaurus camina, Antártida almacena datos climáticos de más de 1,5 millones de años, y hallan el primer crustáceo venenoso.