La vida cabeza abajo de los perezosos en Costa Rica, ráfagas cósmicas vistas desde Puerto Rico, y una Antártida mucho más cálida.