¿Podría Ecuador ser una economía del conocimiento?