Los cerebros de bailarines de tango, combatiendo la roya con ayuda de los EEUU, y desarrollando vacunas en Cuba