El universo microbiano de Atacama: la riqueza de lo que no se ve