Perú debilita sus protecciones ambientales, Brasil bombardea nubes para prevenir más sequía, y “la ciencia no tiene una voz fuerte en Chile.”