La ciencia venezolana está en una situación desesperada