La industrialización de la biología es una realidad