Latinoamérica: el “Dorado” de las moléculas bioactivas